Alejandro Tullio, integrante de la Red Mundial de Justicia Electoral, valoró los debates presidenciales como ámbitos para que los ciudadanos puedan ver las capacidades y habilidades de los candidatos. ”No es un concurso de quién sabe más, no hay que tomar exámen”, manifestó en Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1).

Alejandro Gomel (AG): ¿Qué tenemos que esperar de este segundo debate? ¿Habrá diferencias con el primero?

La primera diferencia será, sin dudas, un aprendizaje de los actores.

Argentina no está acostumbrada a debatir. No estamos acostumbrados ni a sintetizar nuestras ideas, ni a buscar la forma de transmitirlas en forma sintética y contundente.

Todo lo que hay que saber del segundo debate presidencial en la UBA

Me parece que la primera edición del debate, del domingo pasado, fue una primera aproximación a estas circunstancias.

Los propios candidatos, viéndose durante la semana, seguramente van a mejorar sus performances, y me parece que vamos a tener un intercambio más rico.

También puede que el próximo debate sea un poco más confrontativo, pero, mientras se mantenga dentro de las reglas del debate y del respeto recíproco, no solamente es tolerable, sino que es recomendable.

Segundo debate presidencial: fecha, duración, moderadores y temas

Este es un ejercicio para que los ciudadanos puedan ver las capacidades y habilidades de los candidatos, no es un concurso de quién sabe más, no hay que tomar examen. Lo importante es ver cómo reaccionan y cómo se relacionan entre sí en una circunstancia confrontativa, aquellos que aspiran a la misma función.

AG: Me quedaba con esta idea de que hay poca gimnasia de debate. Incluso, si uno piensa en los principales candidatos, suelen ir a lugares que son confortables, a canales de televisión amigables, etc. ¿Falta gimnasia de debate en Argentina?

Nosotros tenemos una forma de legislar en la que no hay confrontación entre los diputados o senadores, sino argumentación respecto del problema.

Reina: “Bullrich tendría que cambiar su estrategia para el debate”

Claudio Mardones (CM): La innovación de este primer debate fue la incorporación del derecho a réplica, hubo un momento que era una tormenta de derechos a réplica. ¿Fue consumido el recurso del derecho a réplica?

No, empieza de nuevo. Esto tiene que ver con cada ocasión de encuentro.

AG: En el debate anterior se lo gastaron enseguida, ¿esto tiene que ver con la falta de ejercicio de debate?

A eso me refiero con el aprendizaje. También en administrar de forma correcta los tiempos y las oportunidades de hablar. Creo que, en esta primera ocasión, se trabajó más con la reacción, con la pasión, que con la estrategia.

Uno tiene que elegir a quién y qué replica. Esto también es parte del aprendizaje.

Milei develó que su candidato a Ministro de Economía es hombre | Perfil

El resurgir del discurso negacionista en la política

AG: Usted suele homenajear a Raúl Alfonsín en sus redes. Me imagino que le habrá hecho ruido escuchar a Milei hablando de los ‘70 con las mismas palabras que Massera…

Yo hace cuarenta años que trabajo vinculado a la política. Uno de los aprendizajes que tengo de estos años es el de ser completamente respetuoso de las manifestaciones.

Y, como miembro del consejo asesor del debate, que puede seguir, porque probablemente haya segunda vuelta, tengo mi corazón, soy afiliado a un partido político, pero no hago manifestaciones sobre los demás, sí sobre mis ideas.

Delitos de lesa humanidad: negacionismo es fracturar la verdad

Yo tengo mis ideas, pero no comento las ideas ajenas, al menos mientras tenga una responsabilidad en la organización del debate. Por supuesto que mi visión como hombre público, pero también como persona privada, como abogado, como profesor de derecho, es la visión de la historia que fue documentada y generada a partir del Juicio a las Juntas.

En el Juicio a las Juntas no solamente se administraron condenas, sino que se acreditaron una serie de hechos, que para mí son parte de la verdad histórica empíricamente comprobada. Por lo tanto, la negación de esas circunstancias nunca va a contar con mi acuerdo.

AG: ¿Cree que falta una ley que penalice el negacionismo como ocurre en países de Europa?

Alarma entre universitarios por el discurso negacionista

No me parece necesaria la ley antinegacionismo. No soy punitivista, en general, de las conductas políticas y de las manifestaciones. Conozco las leyes alemanas, pero no coincido con que la interpretación de la historia se tenga que imponer por ley. Creo que hay que hacerla saber, hay que educar a la población.

No creo que la ley penal sea la solución a posturas y posicionamientos políticos que, muchas veces, no tienen que ver con una visión de la historia, sino con traer al presente visiones del pasado simplemente para posicionarse en el presente.

El debate por los modelos electorales

CM: El próximo 22 de octubre, además de las elecciones nacionales, hay elecciones concurrentes en la Ciudad de Buenos Aires, todo con boleta de papel. Luego de la crisis de la gestión electoral con la boleta electrónica en la Ciudad, ¿considera que hiere el futuro de la utilización de la Boleta Única Electrónica en la Ciudad de Buenos Aires?

Creo que es lo que hay que hacer, pero durante el reposo después de las elecciones, no durante el proceso electoral. Falta el 22 y, eventualmente, el balotaje el 29 de noviembre.

Desde el círculo rojo dan por descontado que Javier Milei será el próximo presidente

Luego de eso va a haber que evaluar objetivamente lo que ocurrió, las razones, y los remedios que se pueden proponer. Interpretar, con respeto a todos los actores, qué pudo haber ocurrido en la Ciudad de Buenos Aires que no ocurriera en Salta, que es una provincia con una geografía muy compleja, y una heterogeneidad étnica.

CM: En Neuquén tampoco hubo problemas…

Durante 13 años no ocurrió ningún problema. Tampoco en Chaco, o en Paraguay. Habrá que ver no solamente qué ocurrió, sino por qué.

Tal vez los presidentes de mesa no supieron reaccionar. Si esto hubiese sido una experiencia aislada y errónea, bueno, sí podría haber comprometido el futuro de este sistema.

Argentina pidió la postergación de pagos al FMI hasta después de las elecciones

Pero, como en realidad lo aislado es el problema, pero la experiencia ya está bastante generalizada, con cuatro países de Sudamérica que ya trabajan con este sistema, seis provincias en Argentina, habrá que ver lo que se llama la “forencia”, la “autopsia”, podríamos decir, para determinar cuánto y por qué falló.

Probablemente no sea la modalidad sino su implementación.

FM JL